Reclamo del Expreso Lomas de Zamora: la línea 165 solo irá de Monte Grande a Lanús

435
De 140 coches funcionan solo 40.

Hay una hipótesis de conflicto abierta en la problemática que manifiestan los trabajadores del Expreso Lomas de Zamora, quienes realizaron este mediodía (miércoles 6) una asamblea en la cabecera de El Zaizar, en la que se determinó acortar el servicio de uno de sus ramales, la 165, para cubrir solo Monte Grande y Lanús, y no llegar hasta la estación de Once en CABA.

“Vamos a seguir trabajando, pero por la cantidad de coches que hay, no nos da para bancar todos los ramales. Por eso cubrimos sólo hasta Lanús”, indicó a ASÍ TODO Leandro, uno de los delegados de los trabajadores.

expreso lomas
La asamblea se realizó esta mañana en la cabecera de El Zaizar.

Efectivamente, como informó este portal ayer, de 140 coches circulan solo 40 para todos sus ramales (líneas 112, 165 y 243), vinculando a más de 50 mil usuarios.

Los 400 trabajadores del Expreso Lomas de Zamora protestan contra la firma gerenciadora por no ocuparse de la problemática generada a partir de la ausencia de repuestos para reparar las unidades.

“En la asamblea se determinó seguir. Pero sin repuestos, a la larga van a ir quedando menos coches. Estamos haciendo todo lo que podemos para llamar la atención al Ministerio de Transporte y al de Trabajo. La otra es que paremos directamente hasta que haya una solución.”

Como se informó, la cuestión radica en la sospecha de los trabajadores de la firma de una desinversión que lleve indefectiblemente al vaciamiento del Expreso Lomas de Zamora por parte de los gerenciadores. El año pasado el alerta se disparó por las “malas condiciones laborales”, y el atraso de pagos, a las que se les sumó la falta de insumos y la negativa en la adquisición de unidades nuevas.

La judicalización y la intervención del Ministerio de Transporte se dio luego de casi un mes de paro, marchas y protestas. Una nueva gerenciadora tomó el desafío de hacerse cargo de las líneas y de la situación de los trabajadores, pero hoy hay un nuevo juzgado interviniente y los empleados temen que se vuelva a “foja cero”.