Reina Madre rindió tributo a Queen en el Maipú de Banfield

ReinaMadre Tributo a Queen pasó por el Teatro Maipú el sábado pasado y Así Todo estuvo para ser partícipe de una experiencia única que te contamos a continuación

144

Siempre hay que ser agradecido en la vida. Y Andy Rex lo es. Él recrea, junto a sus músicos, uno de los tributos a Queen más fieles que se hayan visto: Reina Madre. Se apagan las luces y aparece su figura. Que tanto recuerda a Freddie. Y comienza a cantar. Uno cierra los ojos y por minutos, siente lo que sería estar frente a la mejor banda del mundo.

“Hace doce años que canto profesionalmente, y otros tanto que vengo perfeccionándome”, contó Andy Rex en entrevista exclusiva con ASÍ TODO RADIO. “Somos fans acérrimos de Queen, trabajamos arduamente. En mi caso, hubo que hacer un reacondicionamiento de las cuerdas vocales. Freedie es inigualable. Hay una diferencia de registro: él era tenor/soprano, así que podía hacer lo que quería con la voz y yo soy barítono alto, así que hubo que hacer un gran trabajo”.

Uno a uno, los éxitos de Queen van pasando en el show de Reina Madre: desde el clásico “Rapsodia Bohemia”, ese tema casi descartado en el catálogo de los ingleses. “We will rock you”, “We are the champions”…todas las canciones que cantamos a rabiar con ese “Grandes éxitos” de dos volúmenes que estuvo en casi todas las casas.

Pero la cosa no termina ahí: quien recrea a Brian May canta el recordado tema “Too much love will kill you” que fue muy popular acá en la Argentina, gracias a la difusión de quien fuera la presidenta del fans club de Queen en el 85, la locutora Daisy May Queen. Andy había comentado en una nota anterior a este portal que su Brian le había comprado dos guitarras al mismísimo Doctor y hasta tuvo la suerte de tomarse una foto junto a su ídolo.

El show  impresiona, exalta, emociona. Mucho más cuando Andy nos introduce en la historia de “Love of my life”, la conmovedora balada que Mercury dedicara al amor de su vida, Mary Austin. “Este tema fue uno de los que más sorprendieron a Freedie. No podía creer que acá, en Argentina, un lugar tan alejado de su país de origen, lo supiera de memoria y lo cantaran con tanto énfasis” reflexiona, haciendo referencia a los conciertos que brindó la banda inglesa por 1981 en nuestro país.

Así, el recital pasa por todos los momentos de Queen, y llega a su fin. Después de bailar y cantar hasta quedarnos sin voz. Andy y los suyos hacen su último esfuerzo. Salen al hall del Teatro Maipú y se sacan fotos con cada uno de los admiradores. Porque todo se hace con respeto, y agradeciendo. Todo se lo dedica al ídolo, al único, al inigualable: el magnífico Freddie Mercury, quien mira desde donde se encuentre. Nosotros creemos que es el cielo.