El peronismo volvió a pintar su color en la Tercera Sección Electoral, región donde el electorado en un 58,04% (de un total de 79,20% escrutado a la 1.30) dijo sí al Frente de Todos, a la fórmula presidencial de Alberto Fernández – Cristina Fernández; y un 56,68% al binomio para la gobernación de Axel Kicillof y Verónica Magario. Claramente los números fueron adversos para los intentos de reincidencia en los ejecutivos del espacio Juntos por el Cambio con 23,37% para el presidente Mauricio Macri y 25,42% para la gobernadora María Eugenia Vidal. En este sentido, ayer la avalancha peronista, motorizada mayoritariamente por los intendentes, barrió en sus distritos, y en las comunas macristas como Quilmes (Martiniano Molina), Lanús (Néstor Grindetti) y San Vicente (Mauricio Gómez), gran parte de los vecinos dieron la espalda a las gestiones en forma significativa, cuestión que obligará a afinar el lápiz amarillo.

En Almirante Brown, el intendente Mariano Cascallares ratificó su liderazgo a través de la nómina del Frente de Todos y aplastó a su competidor, el concejal de Juntos por el Cambio Carlos Regazzoni. Efectivamente, el mandatario, con un 76,77% del total escrutado conseguía durante esta madrugada un cómodo 57,20%. Cerca de la medianoche, con la contundencia de los números, Cascallares en la caja de una camioneta y acompañado por el primer concejal Juan Fabiani, dijo a la militancia y a la prensa reunida en la sede del Partido Justicialista en Adrogué: “El peronismo de Almirante Brown ha recibido un fuerte apoyo que se muestra en cada uno de los cuerpos de nuestra boleta. Los argentinos y bonaerense están seguros de que hay un país posible que es mucho mejor. Estas PASO marcan que estamos trabajando en el sentido que los vecinos quieren. Todavía falta”.

Por otra parte, entre las caras largas en el búnker de Cambiemos, Regazzoni reconoció la derrota y habló de “rectificar” el camino, y de “ratificar”, “aunque la circunstancia política diga otra cosa”, y reconoció al radicalismo que actuó en el espacio.

Imagen vía Red de Medios Zona Sur.

“Lo peor que podemos hacer es claudicar, que la coyuntura nos haga zozobrar. Tampoco sería correcto enojarnos. Pero sí les garantizo, que es una actitud que nos debemos: no corrernos un centímetro de nuestra convicción”, indicó el legislador.

Lomas de Zamora continúa identificándose por mayoría contundente con el peronismo, y en este sentido el hombre de la jornada fue el intendente Martín Insaurralde, quien sacaba esta madrugada más de 30% de la nómina de Gabriel Mercuri. Justamente, Insaurralde pasó al frente en la interna del Frente de Todos ante Juan María Viñales. Con el 73,98% escrutado, la interna se llevaba el 55,74% del total de los votos de Lomas, y de ese total, el mandatario se quedaba con un aplastante 89,82%. Fue el concejal Santiago Carasatorre habló de la derrota de Cambiemos, y adjudicó a la victoria “a la gestión de Martín que ha sido excelente”.

“Algunos pensaban que la gestión no era suficientemente buena, hoy estamos ganando en lugares donde antes no ganábamos”, dijo el edil refiriéndose a las localidades de Lavallol, Turdera y Temperley. Por su parte, Gabriel Mercuri, pese al resultado, se mostró optimista en su bunker: “Esta es una elección previa, no hemos tenido internas y tenemos que seguir trabajando de acá a Octubre convenciendo al vecino”.

En Esteban Echeverría, Fernando Gray también salió a festejar un triunfo contundente ante Evert Van Tooren. Con un total escrutado de 87,09%, el presidente del PJ de la Provincia lograba 54,76% de los votos ante un 25,45% de la nómina de Juntos por el Cambio. Tercero quedaba la interna del espacio lavagnista de Consenso Federal con un 6,44%, contienda en la que se impuso facundo Prieto.

“No tengo dudas de que con un gobernador y un presidente del campo nacional y popular vamos a volver a crecer y a vivir en una Argentina y una provincia más justas para todos”, señaló Gray. Por otra parte, no se conocieron declaraciones de Van Tooren, solo las que circularon por la mañana, asegurando que “violando la veda, repartieron boletas de otros distritos”. Se verá si el hombre de ojos claros hará efectiva una denuncia al respecto.

La elección de Lanús fue seguida atentamente por propios y extraños, ya que la comuna es amarilla y porque el peronismo se midió en interna a través de cuatro frentes, pero más allá de estas competencias, un aluvión de votos hizo que el intendente Néstor Grindetti salga a declarar “con esto no alcanza”.

Con un total escrutado del 87,57%, el mandatario se quedaba con 34,51%, mientras que el peronismo del Frente de Todos se hacía con 47,97%. “Ahora viene una segunda etapa que es fundamental, y tenemos que estar más seguros que nunca. En octubre volvemos a elegir”, señaló Grindetti, y continuó: “Tenemos la última oportunidad para decidir en qué Lanús queremos vivir, en el que estamos construyendo juntos o el que están proponiendo los mismos que ya gobernaron 8 años. No la dejemos pasar, ¡no aflojemos!”. Está claro que el peronismo festejó, porque para varios, Lanús vuelve a pintarse de justicialismo a fuerza del motor de la fórmula Fernández – Fernández.

Dijimos más arriba que en el distrito hubo interna, y quien festejó fue el concejal Edgardo Depetri, quien se llevaba esta madrugada un 45,65% de la interna que lo enfrentó a Agustín Balladares (29,45%), Víctor De Gennaro (13,26%) y Verónica Dell Anna (11,62%). “Vamos a poner en marcha la Nación, la Provincia de Buenos Aires y la ciudad de Lanús”, dijo Depetri cuya lista de cara a la de octubre se fusionará con la de Valladares en cuanto a candidatos a concejales.

En Avellaneda el intendente peronista Jorge Ferraresi se impuso cómodo ante su competidor, el radical amarillo Luis Otero. Justamente, el mandatario abrazaba, con un total de un 89,88% escrutado, un 55,87% de los votos del distrito, mientras que Juntos por el Cambio lo hacía con 28,36%.

“Voté por Avellaneda, por Buenos Aires y por Argentina. Charlando con vecinos y vecinas coincidimos en nuestro compromiso por seguir construyendo un país con menos injusticia para todos”, señaló Ferraresi. Por su parte, Otero manifestó al conocerse los guarismo: “Esto recién empieza y se puede revertir”.

Atrás quedó Consenso Federal y su interna con 5,22%, en la que se se imponía Maximiliano Álvarez, hijo del ex intendente Baldomero “Cacho” Álvarez de Olivera con 51,36% (unos 5474 votos) ante 48,63% (5184) de Cristian Fratini.

Quilmes fue otra de las comunas donde hubo una especial atención. El intendente macrista Martiniano Molina entendió la elección PASO como una suerte de plebiscito de gestión, y quedó con dudas: con un total de 77,89% escrutado, Juntos por el Cambio lograba 31,25%, ante 51,18% que se llevó la populosa interna peronista de seis contendientes.

“Quiero agradecerle a todos los quilmeños que nos acompañaron con su voto en este primer paso de cara a octubre. Mañana estaremos trabajando más que nunca, para seguir transformando esta ciudad en el Quilmes que soñamos”, manifestó Molina.

Por parte de la interna, quien recibió el apoyo mayoritario consagrándose como candidata a intendenta, fue la camporista Mayra Mendoza con 54,21% del total de ese 51,18%. Atrás quedaban Matías Festucca (15,63%), Francisco “Barba” Gutiérrez (11,39%), Roberto Gaudio (7,99%), Alejandro De Fazio (6,22%) y Luis Bratti (4,53%). En este sentido, Mendoza habló después de la medianoche: “Dimos un paso, para lograr y hacer lo que debemos hacer en octubre, ratificar esta elección; podemos volver a demostrar que desde Quilmes para la Provincia y la Nación”.

En San Vicente, otra comuna amarilla, su intendente, Mauricio Gómez, recibía esta madrugada una bofetada electoral: con un total escrutado del 83,13%, se hacía con 19,83% del total de los votos sanvicentinos.

Quien festejó fue el camporista Nicolás Mantegazza, quien logró posicionarse en la interna del Frente de Todos como candidato a intendente de cara a las generales de octubre. Del total del voto peronista, un 62,97%, Mantegazza se hacía con el 56,42%, imponiéndose ante Roberto Vázquez quien sacaba 33,21%, Néstor Brito con 7,01% y Jorge Massatti y su 3,34%.

Mantegazza, ya candidato a intendente por el Frente de Todos, habló de “una elección democrática y en esta ocasión de una muy especial para mi por el lugar que me toca ocupar”, y se refirió a unas PASO “definitorias” ya que “empezamos a elegir cómo vamos a vivir en nuestro distrito y el país”.

En Ezeiza el intendente Alejandro Granados arrasó como lo hizo en elecciones anteriores. Con un 86,34% escrutado, se impuso en el total del 59,32% que obtenía esta madrugada el Frente de Todos: un 93,76% ante un 6,23% de quien se animó a disputarle su poder: Alejandro López. Atrás quedó el amarillo radical Rubén Barabani con un 19,61%.

Granados va por la reelección de Ezeiza

Con un total escrutado de 89,69%, Presidente Perón fue una sorpresa. La interna del Frente de Todos dejaba en segundo lugar al intendente Aníbal Regueiro ante Blanca Cantero. Esta interna se llevó un importante caudal: 64,81%, dejando a Cantero con 57,25%, Regueiro 40,83% (fusionarán sus nóminas a concejales de cara a octubre) y muy atrás quedaba Ariel Frete con 1,90% (579 votos). Juntos por el Cambio de Guido Giana arañaba un 12,28%, seguido por Manuel Tofanelli con la corta de Base Ciudadana (6,70%) y Malco Muller de Consenso Federal (2,64%).

En Florencio Varela el intendente, ahijado del caudillo Julio Pereyra, Andrés Watson, con un total de 88,47% escrutado esta madrugada, se imponía por amplia mayoría del 44,27% que obtenía el Frente de Todos, es decir, un 94,86% de ese total, por sobre un 5,13% de su competidor en esa interna, Lucio Beron.

Un 23,53% del total sufragado en Varela lograba el amarillo Pablo Alaniz, seguido por el hombre de Consenso Federal, Mario Kanashiro con 11,35%.

Finalmente, en Berazategui los Mussi siguen haciendo historia. Justamente, el patriarca Juan José Mussi (con un total escrutado de 89,20%), obtenía 61,54%, distanciandose del 19,36% del amarillo Julian Amendolaggine.

Luego seguía la peleada interna de Consenso Federal que se llevaba un 5,64%. Aquí Nicolás Terrera sacaba del total de esta pelea un 37,53%, Dante Morini se hacía con 35,83%, mientras que Diego Geneiro alcanzaba un 26,63%.