• ¿Como fue que empezaron a llamarte “Superman”?
  • El apodo nació hace unos 10 años, por medio de un amigo, que siempre venía a la cancha y después empezó a trabajar en un medio partidario. A través del medio partidario empezó a relatar. Y me empezó a decir Superman a modo de broma y quedó. Después se siguió usando de forma constante hasta el día de hoy.
  • ¿Tuviste algún referente de arquero a lo largo de tu carrera o de niño?
  • Tuve un referente de arquero, me gustaba mucho el “Mono” (Germán) Burgos. Un tipo que no era muy vistoso, pero que tenía una personalidad que me gustaba. Al “Flaco” (Jorge Anotnio) Vivaldo, que después lo tuve de técnico, también lo miraba mucho. Fueron muchachos que me he fijado un poco su manera de moverse adentro de la cancha.
Crivelli volvió a Temperley en Junio de este año.
  • ¿Cómo fue tu debut en primera?
  • Fue el 5 de Noviembre de 2002, Julián Camino estaba de técnico. Pablo Campodónico era el arquero titular. Un día Pablo estaba lesionado de una costilla, no podía atajar y ahí fue que arranque a atajar yo. Un partido contra Brown de Adrogué, que ganamos 3 a 1. Muchos nervios tenía, en la semana previa y el día del partido. No sé si lo disfruté como pensaba que lo iba a disfrutar. Si, después del triunfo sentí un alivio muy grande. Fue un día muy lindo..
  • ¿Experiencias de tu paso por México?
  • Lo positivo fue que fui a jugar al extranjero, que nunca mi había tocado. A un país muy lindo en el cual el fútbol está creciendo. Los estadios son modernos, se vive de otra manera, otra seguridad. Perdés, ganas y la gente igual te apoya. Lo negativo es que no pude jugar lo que quería. Jugué un solo partido contra Tijuana. No tuve la oportunidad de seguir y tener esa revancha un año más, porque el club desapareció.
  • ¿Cómo es pelear el puesto y que relación tenés con Matías Fidel Castro?
  • A Matías lo conocí este año, que me tocó volver al club. Es un excelente compañero, hay una competividad sana. Yo sabía de antemano que el iba a ser prioridad, porque venía atajando desde el año pasado. Entonces hay que saber esperar, apoyar al compañero cuando le toca atajar y desearle lo mejor.
  • Obviamente es fútbol, uno quiere atajar, volver al ruedo, demostrar que está a la altura.
  • La competencia es sana, luchando día a día para ganarme un puesto. Pero se como se maneja el tema del arquero, hay que esperar y apoyar desde donde me toque estar. Me ha tocado estar atajando 10 años consecutivos en este club y los arqueros que pasaron tuvieron que esperar. Se aprende también de eso. Hay que esperar, ser positivo de que le vaya bien al plantel y si me toca entrar por alguna circunstancia, hacerlo de la mejor manera.
  • ¿Qué se siente volver al club donde sos ídolo y jugaste casi 300 partidos?
  • Es hermoso tener el cariño de la gente, que me he ganado por todos los años que estuve en el club. Toda esa cantidad de partidos hoy lo veo como un dato, una estadística, más adelante sacaré el balance. Hoy en día es muy difícil que un jugador llegue a tantos partidos en un club y yo los tuve. Pero hay que disfrutar el momento, el cariño de la gente, que me gané en esos dos ascensos tan recordados en 2014. Y también estuvimos presentes con el equipo en primera. Hay un vínculo muy lindo de la gente conmigo, que no se gana tan fácilmente y lo disfruto. Pero hay que seguir trabajando, porque el cariño a veces también se puede dar vuelta. Más allá que en este club es difícil, tengo que seguir demostrando para que ese vínculo siga creciendo.
Federico se mueve en las instalaciones del club como en su casa.
  • Repasando el ascenso al Nacional. ¿Qué sentiste en esa serie de penales?
  • Es difícil de explicar lo que sentí en ese momento, porque era un derroche de alegría, de felicidad. Y no puedo contar lo que sentía, porque en ese momento es todo muy rápido. Cosas que te van pasando segundo a segundo, vienen tus compañeros y se te tiran encima, querés llorar, querés abrazar a tu familia, no sabes para donde correr. Fue la noche más linda de mi carrera.
  • Seis meses después otro ascenso, del Nacional a Primera. ¿Qué sensaciones tuviste?
  • Fue hermoso, porque la cancha estaba explotada. Fue cumplir el sueño de muchos que estábamos ahí, que veníamos desde las inferiores o de jugar la mayor parte de la carrera en el ascenso. Particularmente en este club, que era algo imposible. Desde que llegué en 2001 el club estuvo permanentemente jugando en Primera B y con problemas todo el tiempo, entonces dos ascensos en un año era algo difícil de imaginar. Cuando lo veíamos tan cerca, estábamos a un paso de cumplir un sueño y se dio. No fue tan emotivo como con Platense en los penales, porque fue algo que fuimos procesando durante todo el campeonato. Pero fue algo muy lindo, poder cumplir el sueño de llegar a primera y con este club.
Superman fue el héroe en el ascenso al Nacional, atajó dos penales y convirtió el suyo.
  • ¿Cómo fue jugar en primera?
  • En primera tenía la duda, porque era una categoría que nunca había jugado y arranqué con el pie derecho. Jugamos con Banfield un partido que me pelotearon de todos lados, y me fue muy bien. Explotaba de felicidad, fue uno de esos partidos en que te salen todas. Y después tuve campeonatos muy buenos, fui elogiado por periodistas reconocidos, que hasta ese momento nunca habían hablado de mí. Era todo algo nuevo y esa confianza que iba agarrando día a día la supe aprovechar para bien.
  • En tu mejor momento, jugando para Tigre, sufriste una rotura de ligamentos. ¿Cómo lo viviste?
  • Fue un momento duro, ya sabía lo que se me venía, porque ya había sufrido esa lesión. La cabeza te máquina a Diez mil y eso me hizo un poco retroceder. Venía muy bien, se que si hubiera seguido jugando, por ahí hoy estaría en otro lugar. Tuve que retroceder, fui a jugar a Boca Unidos. Después tuve el regreso acá al club, que era algo que quería, pero no de la manera que se dio. De esperar para tener continuidad, por esta situación de no jugar por venir de una lesión.
  • ¿Cuáles son tus próximas metas?
  • Mi meta es volver a jugar, tener continuidad, para agarrar esa confianza que necesito para volver a sentirme yo. Y lograr cosas importantes, para hacer más feliz el final de carrera. Es lo que uno pretende y creo que tengo merecido. Ojalá se pueda dar.
  • Pensando a futuro, al terminar tu carrera. ¿Tenés pensado si vas a seguir ligado al fútbol?
  • Voy a estudiar para técnico, que es una de las posibilidades que me gustarían. Después ver qué sucede, esto es muy cambiante. Lo pienso por ese lado, pero por ahora disfrutando el presente tu cuando llegue el momento veremos para que estamos.

Carrera profesional:
Temperley (2002 – 2010)
Talleres (2010 – 2011)
Gimnasia Jujuy (2011 – 2012)
Temperley (2012 – 2016)
Chiapas F. C. (2016 – 2017)
Tigre (2017- 2018)
Boca Unidos Corrientes (2019)
Temperley (2019- actual)

Entrevista y fotos:
Alejandro César Sobrino
Periodista deportivo (ISPED)