Un primer tiempo dominado por el local, tuvieron la primera con un intento de Noriega, pero que se desvió por fuera del palo. A los 20 minutos llegaría la falta para el delantero local y como consecuencia de la misma, un penal. Fue el mismo Noriega quien puso la pelota contra el caño derecho y abrió el marcador.

Pasada la media hora, la visita buscó el empate con un centro de Maximiliano Badell que conectó Alan Seguel pero apareció Daniel Monllor para salvar su arco. Los de Lomas de Zamora, tuvieron dos para estirar la diferencia: por un lado, Elías Contreras quedó frente al arco tras un rebote pero el remate se fue desviado y luego Walter Mazzolatti cabeceó en el área chica tras un centro de Morales, pero Ezequiel Cacace respondió bien sacando la pelota abajo.

En la última de la primera etapa, Alejandro Aranda le ganó la espalda a la defensa local y Sebastián Valdez lo sujetó en la puerta del área, el árbitro no consideró que fuera falta, y esto provocó la protesta del entrenador Adrián Czornomaz, quien se fue expulsado.

Comenzado ya el segundo tiempo, la visita mostro su mejor cara, se adelanto y controlo mejor a los milrayitas. A los 25 minutos llego la polémica del encuentro, Agustín Sosa envió un centro desde la derecha y Ángel Prudencio se anticipó a la salida de Mollnor y convirtió, pero el árbitro inhabilitó la jugada por una presunta falta de Seguel sobre el arquero.

Decisión determinante para el Tallarín, porque ese tanto le hubiera dado el empate.
Otra vez, párrafo aparte para Ezequiel Cacace, arquero de Talleres, quien supo cumplir su rol y defender el arco de los variados intentos del conjunto local por sumar tantos a su triunfo.

Los dirigidos por Adrián Czornomaz solo tienen 4 puntos y llevan tres encuentros sin conseguir la victoria. ¿Tendrán mejor suerte de local?

Por Juliana Coira.