Cruces en un debate sin sorpresas

Mauricio Macri, Alberto Fernández, Roberto Lavagna, José Luis Espert, Nicolás del Caño y Juan José Gómez Centurión, los seis candidatos presidenciales, debatieron por primera vez en la Universidad Nacional del Litoral, el primero de los dos encuentros previstos antes de las elecciones generales del próximo 27 de octubre.

77

Mientras Fernández acusó de “mentiroso” en varias oportunidades al presidente, Macri hizo referencia al pasado kirchnerista, la corrupción y la vuelta “del dedito acusador”. “El kirchnerismo no cambió, es lo mismo. Todo esto depende de nosotros. Sabemos que tenemos problemas pero traer los del pasado no nos va a ayudar”, sostuvo al cierre.

Venezuela fue el eje de discusión destacado en el primer bloque sobre relaciones internacionales. Mientras que Macri se refirió a Nicolás Maduro como dictador, Fernández pidió que “ningún soldado argentino termine en tierra venezolana”.

Le siguió el bloque de Economía. La gestión económica de Macri fue muy criticada por casi todos los presentes. El presidente defendió sus medidas: “Quiero decirles que el esfuerzo no fue en vano. Estamos en un punto de partida para empezar a crecer”, dijo.

Al abordar el bloque referido a los derechos humanos y diversidad de género se mostraron las profundas divergencias de opiniones entre algunos de ellos. Feminismo, aborto y los años 70 se mostraron como temáticas que dejaron en evidencia los distintos puntos de vista de quienes buscan acceder a la presidencia el 27 de octubre.

En el bloque de Economía y Finanzas hubo cruces. “Un lugar donde el Gobierno de Macri fracasó fue la Economía. Gente que estaba en la clase media y ahora está en la pobreza”, sostuvo Fernández.

Macri se defendió: “Quiero decirles que el esfuerzo no fue en vano. Estamos en un punto de partida para empezar a crecer. Exportamos más de lo que importamos”.

Del Caño recalcó que el presidente “se va con 4 millones de personas más por debajo de la línea de pobreza”.

Gómez Centurión se pronunció en “achicar el gasto fiscal y público”. Espert lanzó: “Argentina es un país extraño, tiene un sistema que destruye a quienes viven en él. Hay ganadores en este sistema, esos ganadores son parte de la decadencia. Estoy hablando de empresarios que nos dicen el verso de que sin una economía que no compita con el mundo no se puede desarrollar una industria de origen nacional”.

Para la Lavagna “ha llegado el momento de poner en marcha la economía, hay que defender el consumo, hay que bajar los ingresos a pymes y hay que hacer de la palabra productividad un concepto válido y hay que cerrar esta brecha entre lo que el país puede ser y lo que es”.

El candidato Espert lanzó una fuerte crítica a la política internacional de los años kirchneristas: “Festejamos que el gobierno de Macri nos haya sacado de la cloaca en la cual nos colocó en relaciones internacionales los que tal vez vuelvan este año. Esto no significa que las relaciones internacionales sean una vidriera para verse con presidentes cool”.