Luego de arrasar en las elecciones de Avellaneda, Jorge Ferraresi dijo: “En el 2023 me jubilo”

Fue lo que manifestó el intendente de Avellaneda luego de resultar reelecto por más del 60% de los votos. En una entrevista con La Ciudad, el mandatario descartó la posibilidad de ocupar algún cargo ministerial: “No hay cargo más importante que el de intendente de Avellaneda”.

94

Al día siguiente de haber logrado un nuevo y contundente triunfo en los pasados comicios del domingo último, el intendente reelecto de Avellaneda Jorge Ferraresi concedió una entrevista exclusiva a La Ciudad, donde analizó el resultado electoral.

“Realmente muy satisfecho. Haber obtenido cerca de 10 mil votos más que en las primarias, la verdad es que ha sido una elección histórica para nuestro espacio político, siempre nos costó consolidarnos en los 50 puntos y ahora superamos los 60. Así que sinceramente agradezco el entendimiento de la gente, porque yo tengo un posicionamiento ideológico muy firme y muy claro, y la gente me lo respeta, más allá de que lo comparta o no, expresa un acompañamiento muy fuerte a nuestra forma de gestión”, expresó.

Consultado sobre las conclusiones que sacó a partir de los disímiles resultados alcanzados por el Frente de Todos a nivel nacional, provincial y en otros municipios bonaerenses, Ferraresi explicó: “Ganarle a un Gobierno que lleva cuatro años en el poder no es fácil, no ha sucedido nunca en las últimas décadas. La realidad es que siempre han renovado sus mandatos. Y uno ve que pese al triunfo categórico de Axel (Kicillof) en la Provincia, hay muchos intendentes del PRO que ganaron, así que habrá que analizar el voto en los distintos niveles. A veces hay mucha cercanía con el que gestiona y a hay que ver cómo gestiona. Es el caso de Quilmes y Lanús, que han tenido una ayuda nacional y provincial enorme en estos años, y obtuvieron resultados muy distintos. Por eso digo que hay que analizar los por qué del comportamiento del electorado. Nosotros desde la soledad absoluta, sin ninguna ayuda y gestionando sólo con lo propio, hicimos creo que la mejor de nuestras tres gestiones. Y ahí está el mayor reconocimiento de la gente”.

El cambio de signo político en los gobiernos nacional y provincial presentan sin duda ahora otro panorama para Avellaneda. Sobre sus expectativas al respecto, Ferraresi sostuvo: “Si bien nosotros impusimos nuestro propio sello de gestión sin ningún tipo de acompañamiento, todo tendrá que ser mucho mejor ahora. Pero también es cierto que tendremos que aportar a la refundación de la provincia de Buenos Aires, que ha quedado devastada, con un endeudamiento enorme e irresponsable. Y tendremos que ver también cómo se va a relacionar la Nación con la Provincia, y cuál será el rol de los intendentes. En estos meses seguramente se irá perfilando todo ese proceso”.

Con respecto a su próximo mandato, el intendente de Avellaneda adelantó que habrá algunos cambios en Gabinete y en los equipos de trabajo en todos los niveles: “Siempre es necesario alguna oxigenación y además hay cuestiones generacionales, porque esta es mi última gestión y tenemos que generar caminos para los que siguen. Y para eso hay que abrirles los espacios, para que tengan el fogueo necesario para cuando les toque gobernar la ciudad”.

En ese sentido, Ferraresi confirmó que la elección del actual jefe de Gabinete municipal, Alejo Chornobroff, como primer candidato a concejal – y en consecuencia el primero en la línea de sucesión en la intendencia – no es casualidad.

“La idea es generar un recambio y, en ese recambio, Alejo está en el primer lugar. Por eso siempre digo que las decisiones políticas que uno toma son mensajes para el resto del conjunto, pero también una responsabilidad. Cuando yo no esté por cualquier motivo en la próxima gestión, Alejo va a pasar a ser el intendente interino y esa será una manera de ver cómo va funcionando. Tenemos cuatro años para ir haciendo ese ejercicio”.

Al hablar de su sucesor, Ferraresi no dudó ni un instante ante la pregunta de si existe alguna posibilidad que deje la intendencia para ocupar algún cargo en el Gobierno nacional o provincial. “Absolutamente ninguna”, respondió convencido. “Sencillamente porque no hay cargo más importante que el de intendente de Avellaneda”, afirmó tajante. “Yo acá tengo autonomía, tengo poder de decisión y fundamentalmente tengo la representatividad de 140 mil vecinos que nos acompañan”, señaló convencido.

“¿Y después de los próximos cuatro años? Me jubilo”, disparó sin dudarlo. “Cuando termine esta gestión voy a tener 62 años y los 35 de aportes que requiere la provincia de Buenos Aires para la jubilación. Por supuesto que no voy a retirarme de la política, porque es mi vocación, pero probablemente no ocupe más ningún cargo público. Porque además el cambio generacional se va a dar también en la política. Muchos de los que hoy somos intendentes no vamos a poder ser candidatos en 2023. Así que vendrá un recambio de compañeros y una apertura democrática. Entonces ese va a ser mi aporte desde la política, construir un puente para construir el gobierno de los próximos 20 años”.

Consultado sobre su posible interés por una futura candidatura a gobernador, para replicar de algún modo en la Provincia el modelo de gestión de Avellaneda, Ferraresi también respondió negativamente: “No tengo ningún interés, porque Axel va a ser el mejor gobernador de la historia. Tiene la capacidad, la juventud y la vocación para hacer todo lo que yo aspiro y sueño para la provincia de Buenos Aires”.

Por último, el intendente recientemente reelecto expresó su mensaje final a los vecinos de Avellaneda: “Gracias, no puedo decirles otra cosa. Y no solo por el acompañamiento que me brindaron en estas elecciones. Lo impagable es el abrazo y la sonrisa de cada pibito cuando voy a las escuelas, la relación con los estudiantes secundarios, que me dicen tío, el cariño que me demuestran en cada lugar de la ciudad donde voy, el respeto de quienes no piensan como yo, algo realmente muy importante. Y todo eso finalmente nos permitió construir una Avellaneda que nos volvió a hacer sentir orgullosos”.

Entrevista: Osmar Percudani, La Ciudad Avellaneda