“Nos formalizamos en Lomas de Zamora como idea de armar y consolidar un espacio nuevo, juvenil, donde los pibes y pibas, no importa de donde sean ni qué corriente ideológica tengan, se sientan representados para cambiar la impronta de la política tradicional.” Con estas palabras, Thomás López y Agustín Sarubbi de 20 y 23 años, definieron a Seamos Libres, agrupación que fue conformada oficialmente a nivel local y en la que ellos son cabeza visible.

“Convergemos con con distintas fuerzas políticas y entendemos el momento en el que estamos como importante y lleno de significado. Lo vemos como un proceso. El proyecto del espacio es contener a los jóvenes y a quienes se sintieron defraudados por el macrismo y por la política en general”, dijo López a ASÍ TODO NOTICIAS, y completó Sarubbi: “Sumar militancia joven y hacerla partícipe. Sectores que no eran interpelados correctamente y hasta por la negativa. Hay quienes se alejan cuando se habla desde la estructura partidaria tradicional. Queremos sumar a los chicos desde otro lugar, no importa de donde venimos sino a donde vamos”.

La presentación de Seamos Libres de Lomas se realizó en un evento concurrido por militancia, con el apoyo y adhesión de distintos espacios, y con la presencia de Álvaro llambi, concejal electo del Frente de Todos, Movimiento Evita; Ezequiel Carissimo, secretario general de la Asociación Bancaria de Lomas; el dirigente Nahuel Narduzzo, entre otros.

Este espacio sub 40 que recoge, a modo de gesta, una frase sanmartiniana, es una de las fuerzas políticas identificadas con la militancia juvenil surgida al calor del primer gobierno kirchnerista que emponderó la figura del joven como actor político y agente de cambio. Es en este sentido que López definió el sentir como “nietos de los 70s” e “hijos de los 90s”, quienes encontraron su resistencia a modo de bautismo militante político en el macrismo.

“Vamos a generar una agenda programática para Lomas de Zamora, donde los puntos sean consensuados entre los jóvenes. La juventud militante consiste en brindar asistencia en barrios, comedores entre otras cosas. Eso está muy bien. Pero son cuestiones paliativas. El joven debe ser contenido para discutir políticas de transformación.”

Finalmente, desde Seamos Libre ven la realidad con viento a favor que refresca a América Latina, por lo que ven un “proceso revolucionario” del cual son parte. “Tenemos que salir para adelante: se vienen años no tan felices. Fueron cuatro años duros donde se retrajeron derechos. Se sale con políticas y replanteamiento de qué lugar estamos. Este proceso de transformación lo viviremos en Lomas: pensando políticas públicas sobre las necesidades de nuestra generación. Queremos mejorar a Lomas y para eso hay que aportar ideas y una mirada de solución a problemas que quizás aquejen a la joventud lomense.”